Saltear al contenido principal
Cuidado Con Las Puertas Sin Retorno

Cuidado con las puertas sin retorno

Es muy común en el ser humano y a pesar de que el flujo correcto es justo el contrario, el no activar una medida preventiva hasta que ha sido necesario activar la paliativa, consecuencia de que la falta de planificación y responsabilidad, ha generado un quebranto.

Y si bien, como decimos, el sentido común debería llevarnos a «prevenir antes que curar», en muchas situaciones la casuística es la contraria. Pensemos, sino, ¿por qué no pocas leyes llevan implícitos procedimientos inspectores para asegurar su cumplimiento? Porque la falta de responsabilidad, la sensación del «nunca me ha pasado nada» y el acomodamiento al que ambos inducen, generan incumplimiento sistemático.

¿No me creéis? Para muestra, un botón. Seguro que habréis escuchado, más de una vez, hablar de la relación entre ponerse el cinturón de seguridad y la pérdida de puntos en el carnet, cuando todos sabemos que el cinturón de seguridad es el método preventivo de vida en caso de accidente, es decir, que esto no va de puntos. Aún así, ese acomodamiento hace que nos relajemos y perdamos el foco cognitivo.

Siguiendo el hilo de los coches, vamos a reflexionar sobre algunos puntos:

  • ¿qué sucedería si más del 96% de los coches presentasen defectos graves y casi el 70% de ellos estuviesen relacionados con la seguridad de las personas?
  • ¿qué ocurriría si casi el 60% de los conductores no tuviesen el permiso de circulación y más del 70% no tuviesen la ficha técnica?
  • ¿qué podríamos esperar si más del 60% de los coches no llevasen matrículas que les identificasen?
  • ¿y si el 40% de los coches circulasen sin ningún tipo de documentación?

Seguro que pensáis que hay poco que reflexionar, ya que cualquiera de nosotros comprende que un sector como el del automóvil no sería viable con estas carencias, ya que se saltan por completo los estándares normativos, inciden seriamente contra la reputación y responsabilidad de quien nos los vende y, sobre todo, atentan contra la seguridad de sus ocupantes.

Pues no perdamos de vista esos números porque, como ahora veréis, están fielmente extraídos del Proyecto Nacional de vigilancia del mercado de puertas automáticas 2018-2019 y así los reflejamos para potenciar su valor e interés:

  • Puertas comprobadas: el 96,1 % presentan defectos en los puntos de inspección y casi siete de cada diez, tienen defectos graves directamente relacionados con la seguridad de las personas (ojo, con la seguridad de las personas !!)
  • Documentos necesarios: el elevado porcentaje de puertas suministradas sin la documentación necesaria (un 59,4 % sin DdP y un 71,9 % sin DdC) nos pone en la pista de que muchos fabricantes desconocen la normativa o la incumplen de forma sistemática (ojo, se saltan la normativa !!)
  • En caso de esfuerzo de cumplimiento: se detecta la no inclusión en los mismos mucha información obligatoria (un 58,3 % de las DdC y un 40,4 % de las DdP adolecen de este defecto) o no colocan en las placas de características las inscripciones necesarias (un 67,8 % de las puertas con marcado CE carecen de las marcas reglamentarias) (ojo, incluso con esfuerzo, hay carencias muy importantes !!)
  • Marcado CE: cuatro de cada diez puertas (un 40,6 %) no llevan siquiera el marcado CE (ojo, bajo mínimos !!)

Es muy posible que esta comparativa nos abra la mente e induzca a pensar que muy mal se vienen haciendo las cosas, y si añadimos que estos datos provienen del estudio de 2018-2019 los cuales, sorprendentemente, arrojan valores peores, incluso, que los ya considerados frustrantes recogidos en el estudio 2016-2017, vemos que el sector se encuentra en una situación comprometida.

Un profesional no puede aferrarse a una excusa cuando evade su compromiso con las buenas prácticas que marca su profesión

Circunstancias como las expuestas, no solo vierten dudas sobre la relajación en cuanto a valores profesionales como el compromiso, la responsabilidad, la implicación o el respeto a terceros, sino que incrementan exponencialmente el riesgo de quebranto de vida de las personas que puedan hacer uso de dichas máquinas, si hablamos de accidentes mortales o con graves secuelas.

Y atendiendo a estas condiciones, es esencial adquirir conciencia y comprender, por parte de los profesionales instaladores de puertas automáticas, que el grado de abandono de la normativa preceptiva en instalación de puertas automáticas, no solo está empujando con intensidad la necesidad de actuaciones inspectoras para paliar semejante desajuste normativo, sino que hay en juego vidas humanas y responsabilidades legales subsidiarias en caso de siniestro grave.

Y cuando se llega a estas situaciones, se corre el gran riesgo de entrar por una puerta sin retorno que una vez franqueada, ya no puede cerrarse ni volver a salir por ella.

Y hay que asumir que el cumplimiento normativo no es un «sacadineros» de la Administración, no es un «montaje burocrático» para enredar vuestro día a día y, sobre todo, no es algo que los profesionales instaladores os podáis saltar, muy a pesar de las tremendas cifras aquí expresadas. Entender la responsabilidad sobre ello es exclusivamente cuestión vuestra como profesionales.

Porque si lo veis como una obligación en lugar de como un ejercicio de responsabilidad, siendo vosotros plenos conocedores de las características de estas máquinas y el riesgo que conllevan, corréis el riesgo de sufrir desajustes de negocio e incluso quebrantos profesionales.

El estudio nacional sobre puertas automáticas aquí citado, os posiciona en el quicio mismo de la puerta sin retorno. Aún así, estáis a tiempo de no abrirla y menos, de cruzarla.

Ser consciente de lo que la profesión demanda a nivel normativo es una de las claves del éxito empresarial y uno de los motivos de tranquilidad y buenas prácticas profesionales.

Porque recordad, una puerta automática no solo se monta, también se documenta.

Gracias por vuestra lectura. No olvidéis conocer nuestra app NormaliCE Puertas haciendo clic AQUÍ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba